El bloqueo a Cuba debe terminar

Por Nayar López Castellanos

índice3Resulta de vital importancia unir esfuerzos en la campaña internacional que demanda el fin de este criminal bloqueo, pero también es necesario exigir a Estados Unidos que empiece a respetar, sin ningún tipo de condicionamiento, la autodeterminación política, económica y social del pueblo cubano y su revolución, que entienda que Cuba no está sola y que desde las más diversas trincheras se seguirá defendiendo este referente de la construcción de otro mundo posible.

En el tiempo transcurrido desde el inicio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, dado a conocer el pasado 17 de diciembre de 2014, se han realizado avances importantes, como la apertura de las Embajadas y la liberación completa de los Cinco Héroes cubanos.
Pero la esencia de la política imperial contra la isla no ha cesado: el criminal bloqueo económico, comercial y financiero continúa vigente y resulta incierto su fin en el corto plazo, más allá de las declaraciones de Obama y las pretendidas buenas intenciones de otros funcionarios y legisladores. Según el informe sobre el bloqueo presentado por Cuba ante la Asamblea General de la ONU hace unos días, tan sólo en el último año la isla ha tenido pérdidas por tres mil 850 millones 916 mil dólares. En las 39 páginas de ese reporte, se encuentran todos los detalles que reflejan el impacto del bloqueo en los diferentes rubros de la economía de la isla. (http://goo.gl/PIQiMy)
En una reciente declaración del Capítulo Cubano de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, respaldada ya por más de mil integrantes a nivel mundial, se denuncia que “después del 17 de diciembre de 2014 se ha mantenido el recrudecimiento del bloqueo, algo que se evidencia en la imposición de multas millonarias contra bancos y otras entidades a partir de la persecución de las transacciones financieras internacionales cubanas. Cuba todavía está impedida de exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde EE.UU., no puede utilizar el dólar estadounidense en su actividad comercial ni tener cuentas en esa moneda en bancos de terceros países. Tampoco se le permite el acceso a créditos bancarios en EE.UU., de sus filiales en terceros países y de las instituciones financieras internacionales. Estas medidas, junto a otras vigentes, continúan causando graves perjuicios a la economía cubana, limitan el derecho al desarrollo de nuestro país y causan privaciones directas que influyen en la salud y el nivel de vida de la población.” (http://goo.gl/eESdvr)
Una verdadera normalización de las relaciones bilaterales, pasa no sólo por el levantamiento del bloqueo, política violatoria de los principios del Derecho Internacional y condenado ya en 23 ocasiones casi por unanimidad por los países miembros de la ONU, sino que también incluye la indemnización por las más de cinco décadas que lleva la medida, así como la devolución del territorio cubano que ocupa la Base Naval de Guantánamo y el fin de las transmisiones ilegales de radiodifusoras y televisoras desde Miami.
También habrá que poner especial atención en el proceso electoral que se desarrolla en Estados Unidos para definir quién sucederá a Obama en la Casa Blanca a partir del 20 de enero de 2017. Buena parte de las decisiones que ha tomado el saliente mandatario con respecto a las relaciones con Cuba, derivadas de sus atribuciones ejecutivas, pueden ser revertidas por esa misma vía de acuerdo a los intereses y las nuevas estrategias de la persona que ocupe la oficina oval.
El bloqueo a Cuba debe terminar. Pero también resulta indispensable, en una visión de largo plazo, profundizar la integración latinoamericana y caribeña con el objetivo de liberarse de la dependencia estructural que nuestras naciones siguen padeciendo. Cómo cambiarían las perspectivas, por ejemplo, si el desarrollo científico y tecnológico de la región llegara a tal grado que dejara de ser indispensable lo que se genera en las potencias hegemónicas. América Latina y el Caribe poseen los recursos humanos y las materias primas necesarias para subsistir de forma independiente, alcanzar la autosuficiencia alimentaria y energética, terminar con la desigualdad, la pobreza, el analfabetismo, la violencia. Pasa también por la sustitución del sistema capitalista y otras acciones de carácter estructural, transitando hacia formas avanzadas relacionadas con los socialismos, las autonomías y la autogestión. Pero en el corto plazo es importante que espacios de integración como ALBA puedan ampliar sus capacidades, convocar a más países e invertir en grandes proyectos de desarrollo.
Cuba tiene un paso de avanzada en este planteamiento desde hace muchos años. Por ejemplo, entre otros espacios, la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), en la que han estudiado y estudian de forma gratuita miles de latinoamericanos, caribeños y africanos, resulta una excelente plataforma de referencia sobre los grandes beneficios que darían mayores niveles de integración. Según los avances de cada país y sus grados de especialización, imaginemos otras escuelas de ese tipo, cientos de ellas distribuidas en la región, centros de investigación científica e innovación tecnológica, fábricas como la de tractores con capital venezolano-iraní, espacios para la cultura y el deporte, y demás iniciativas en todas aquellas ramas de la economía, la producción, el conocimiento, la ciencia y la cultura que en un mediano plazo permitan romper el ciclo histórico de la dependencia, eliminar las asimetrías regionales y diseñar un futuro de desarrollo armónico con la naturaleza, libre de la dinámica depredadora del capitalismo. Se trata de profundizar el espectro y los alcances de las relaciones sur-sur bajo una perspectiva socialista.
Resulta de vital importancia unir esfuerzos en la campaña internacional que demanda el fin de este criminal bloqueo, pero también es necesario exigir a Estados Unidos que empiece a respetar, sin ningún tipo de condicionamiento, la autodeterminación política, económica y social del pueblo cubano y su revolución, que entienda que Cuba no está sola y que desde las más diversas trincheras se seguirá defendiendo este referente de la construcción de otro mundo posible.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s