El bloqueo, la sordera congénita y el idioma de los pueblos

El bloqueo, la sordera congénita y el idioma de los pueblos

Si todavía alguien cree que el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba es una exageración del Gobierno de la Isla, solo hay que remitirse al más cercano episodio de esta política que califica como genocidio.

A Gustavo Véliz, embajador de la Mayor de las Antillas en Antigua y Barbuda, le llegó una comunicación de la compañía aérea y de logística estadounidense FedEx, en la cual se le expresaba que esa entidad había cancelado la cuenta a la delegación cubana en ese territorio caribeño, respondiendo a la política extra­territorial de bloqueo del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

«Esto se debe a que FedEx y sus subsidiarias internacionales, como empresas de propiedad estadounidense, están sujetas a la legislación de EE. UU.  No podemos manejar compras que ­vayan a cualquier parte de un Gobierno que esté sujeto a sanciones impuestas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros, que es parte del esquema legal de control de exportaciones de EE. UU. Cuba es un país sujeto a sanciones por parte de Estados Unidos. Por lo tanto, no podríamos transportar ningún envío desde una embajada del Gobierno de Cuba; dichos envíos en este momento o en el futuro serán rechazados para ser recogidos o devueltos al remitente», dice la nota enviada a la representación cubana.

No alcanzarían las páginas de nuestro periódico para citar ejemplos similares a lo largo de más de 55 años de esta hostil política. Bastaría con recordar uno, que tampoco está lejos en el tiempo e ilustra el genocidio implícito en el modo de actuar del imperio.

En el 2016, el huracán Matthew dejó a Baracoa, en el extremo oriental ­cubano, en ascuas. En aquel momento, en virtud de la ley estadounidense, se le impidió a la embajada de Cuba en Ankara, Turquía, realizar una transferencia bancaria a la Isla, aun cuando esa región oriental cubana se hallaba en una dolorosa situación, la cual fue encarada con entereza por el Estado y el Gobierno.

La Asamblea General de la ONU durante 25 años consecutivos ha repudiado el bloqueo contra Cuba; en ese escenario el mundo entero ha respaldado las resoluciones cubanas para poner fin a la despiadada política estadounidense. Sin embargo, aquí la sordera de los gobiernos norteamericanos es real y congénita, porque no entienden el idioma de los pueblos. (Redacción Internacional)

Fuente: Granma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.